Return to Metalogos.org Home

www.metalogos.org/files/esp_fem.html

(2) La Espíritu Materna


«Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros.»

Isa 66:13


«El origen del mundo es su Madre;

conoced a la Madre para conocer al hijo,

abrazad al hijo para abrazar a la Madre.»

Lao Tse, Tao Teh Ching, 5


«Soy el Padre y la Madre de este Universo.»

Bhagavad gita, 9.17


«Lo dice el Creador, el Modelador, Madre-Padre de la vida, del género humano.»

Popul Vuh de los Maya Quiché, Prólogo

En un dicho extraordinario del Evangelio de Tomás, el Salvador declara: «Mi madre parió mi cuerpo, pero mi Madre verdadera me dio la vida»[1] (Tom 101; véanse Tom 15/46) Este pasaje—la única ocasión registrada en la cual Cristo parece referir a Dios como su Madre[2]entonces se vislumbra por un dicho igualmente asombroso en el Evangelio de Felipe: «Algunos dicen que Máriam fue preñada por la Sagrada Espíritu. Se engañan, no saben lo que dicen. ¿Cuándo jamás fue mujer preñada por mujer?» (Fel 18) Pues en este último logion, la atención se centra en que ‘espíritu’ es un término femenino en las lenguas semíticas (hebreo: xwr [rúaj]: aliento, viento, espíritu). Y de hecho este punto fundamental, tradicionalmente oculto en las traducciones bíblicas e ignorado por los comentaristas, se repite como tema principal tanto en Tomás y Felipe como en el Evangelio de la Verdad. Esto claramente tiene implicaciones teológicas de gran alcance.

Es básicamente agramatical el que se use una palabra con un género determinado para referirse a un ser de sexo contrario, siempre que haya formas alternativas disponibles o susceptibles de fácil construcción en una lengua dadaasí por ejemplo, los términos hebreos/castellanos )ybn/profeta y h)ybn/profetisa.[3] Pero además, la propia palabra xwr rara vez se usa en género masculino, como en Éx 10:13: hbr)h-t) )#n Myrqh xwrw, «el viento oriental trajo la langosta», donde el verbo )#n está en masculino de la 3ª persona del pasado de qal. Así pues, xwr se podría haber usado en masculino para referirse al Espíritu Divino, si ello se hubiera considerado más apropiado.

Notemos también el paralelo sobresaliente, entre Isa 66:13 LXX y Jn 14:16:

Ως ει τινα μητηρ παρακαλεσει, ουτως και εγω παρακαλεσω υμας.

Como si de-alguien madre aconseja, así también yo aconsejo os.


Καγω ερωτησω τον πατερα, και αλλον παρακλητον δωσει υμιν.

Y-yo rogaré al Padre, y otro/a Consejero/a dará os.

Esta alusión evidente comunica fuertemente un concepto maternal referente al Paráclito—o, mejor dicho, la Paráclita.

Pero, por supuesto, ΠΝΕΥΜΑ en griego es de género neutro y ΠΑΡΑΚΛΗΤΟΣ masculino, mientras que tanto SPIRITUS como ADVOCATUS en latín son masculinos. Por lo tanto, comenzando por las versiones más antiguas del AT y el NT en idiomas no semíticos, se perdió la misma idea que Tomás aquí comunica y a la cual Felipe da énfasis. Así, desde la forma neutra ΤΟ ΠΝΕΥΜΑ en lugar de una forma femenina Η ΠΝΕΥΜΗ en griego, pasamos p.e. a ‘el espíritu’ en lugar de ‘la espíritu’ en castellano, ‘der Geist’ en lugar de ‘die Geist’ en alemán y en inglés ‘he/him’ en lugar de ‘she/her’ refiriendo a la Consejera (hebreo Mxn-m, me-najem: participio y por ello sin marcador de género) en Jn 16:7 et seq.

Baste acordarnos de las confusiones, cismas y hasta machismo religioso que este cambio de géneros ha ocasionado a través de los siglos, mientras los teólogos lucharon para encontrar sentido en una Trinidad supuestamente toda masculina. Así, es de destacar como la ruptura ortodoxa/católica del 1054 d.C., resultó de la controvertida disputa filioque acerca de la ‘procedencia’ del tercer miembro de la Trinidad.[4] Con la Sagrada Espíritu como una figura maternal, no obstante, se aclara la idea subyacente: Dios Padre y Espíritu Madre e Hijo Encarnado como el misterio básico de tres-en-uno, el Dios trino. Aquí el concepto es evidentemente lo de una sagrada familia trascendental, en que el Niño Divinoy en verdad cada niño[5] (Mt 18:10, Jn 11:52)nace eternamente, no de la unión física entre padres humanos, sino de la unión mística entre los aspectos paternal y maternal de la Divinidad:

Así, referente a la controversia ‘filioque’, es precisamente una tercera posibilidad—en contraste con las doctrinas occidental y oriental—que resuelve la cuestión: la Sagrada Espíritu no procede del Padre, ni con ni sin el Hijo; sino que el Hijo procede (nace) del Padre junto con la Sagrada Espíritu. Esta forma lógica y coherente del concepto de la Trinidad, ha sido efectivamente ocultada durante siglos a causa de un simple cambio gramatical.

Por eso, podríamos decir que en la carne nació una vez Yeshúa de la Virgen Máriam, pero espiritualmente ella nace eternamente de él; además, que la Virgen es la encarnación de la Espíritu maternal, igual que Yeshúa es la encarnación de Dios Padre (Jn 19:26-27!).

Citemos pues los otros dichos en Tomás, Felipe y Valentín, los cuales tratan directamente de este tema: «Yeshúa ve a niños que están mamando. Dice a sus discípulos: Estos niños que maman se asemejan a los que entran en la soberanía.» (Tom 22) «En los días en que éramos hebreos, (eso) nos hizo huérfanos, teniendo solamente a nuestra Madre. Pero, cuando llegamos a ser mesiánicos, el Padre empezó a estar con la Madre para nosotros.» (Fel 6) «Ella sola es la verdad. Crea a la multitud y referente a nosotros enseña esto solo en un amor por medio de muchos.» (Fel 12) «Su (verdadera) Madre y Hermana y Pareja, es (llamada) ‘Máriam’(Fel 36) «Un día un discípulo le pidió al Amo algo mundano; él le dice: Pide a tu Madre y ella te regalará de lo ajeno.» (Fel 38) «La sabiduría es estéril sin Hijos—por eso, ella es llamada la Madre,... la Sagrada Espíritu, la Madre verdadera que multiplica a sus Hijos.» (Fel 40) «La sabiduría a quien los humanos llaman estéril, es la Madre de los Ángeles.» (Fel 59) «Adán entró en la existencia de dos vírgenes—de la Espíritu y de la virgen tierra.» (Fel 90) «La Madre es la verdad, pero el juntamiento es el conocimiento.» (Fel 116) «Él los sostiene a todos, los expía y además asume la forma-del-rostro de cada uno, purificándolos, traiéndolos de vuelta—dentro del Padre, dentro de la Madre, Yeshúa de bondad infinita. El Padre destapa su seno, que es la Sagrada Espíritu, revelando su secreto. ¡Su secreto es su Hijo!» (Vrd 17)

En numerosos dichos en la parte final de Felipe, se hace referencia entonces al ΝΥΜΦΩΝ o Cámara Nupcial, en que el Hijo nace de la unión mística del Padre con la Espíritu; así por ejemplo: «Si es apropiado decir un misterio, el Padre de la totalidad se apareó con la Virgen que había descendido—y un fuego brilló para él en aquel día. Él reveló el poder de la Cámara Nupcial. Así su cuerpo entró en la existencia en aquel día. Él salió en la Cámara Nupcial como alguien que ha salido del Novio con la Novia. De esta manera Yeshúa estableció la totalidad en su corazón. Y por medio de estos, es apropiado que cada uno de los discípulos entre en el reposo de él.» (Fel 89) Este misterio primordial entonces se celebra en el sacramento de la santa Cámara Nupcial. (Tom 75, Fel 73/79)

Valga enumerar aquí las catorce discípulas que aparecen en la Escritura: (1) la Virgen [Mt 1:18/13:55/28:1, Lc 2:48 {‘tu padre’?}, Hch 1:14]; (2) Máriam la hermana de Yeshúa [Mc 6:3, Fel 36]; (3) Máriam de Mágdala [Lc 8:2, Jn 20:1-18]; (4) Máriam la esposa de Cleofás [Lc 24:18, Jn 19:25]; (5) Máriam la madre de Juan Marcos [Hch 12:12]; (6,7) Máriam y Marta de Betania [Lc 10:38-42, Jn 11:1-44/12:1-8]; (8) la hermana de la Virgen [Jn 19:25]; (9) Salomé [Mc 15:40/16:1, Tom 61b]; (10) Susana [Lc 8:2]; (11) Juana esposa de Chuza [Lc 8:2/24:10]; (12) la esposa de Zebedeo [Mt 20:20-23/28:56]; (13) Tabita [Hch 9:36-43]; y (14) Rode [Hch 12:13-17].

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

1ta.maau.gar.nta.[s.mise.mmo.i.eb]ol.[ta.maau].de.m.me.a.s.5 na.ei.m.p.wn6; véase Parir en Tom Notas.

2Pero véase el Evangelio de los Hebreos: «Dice el Salvador:... mi Madre la Sagrada Espíritu» (citado por Origen, Comentario sobre San Juan, II.6), además de la imagen maternal en la parábola de la madre gallina en Mt 23:37, y también las citas de Gilles Quispel y Raymond Brown en ‘Comentarios Eruditos Modernos.

3No obstante, el género gramatical contrario se puede usar para conseguir determinados efectos cognitivosasí la referencia a una mujer ordenada como sacerdote y no como sacerdotisa, para dar énfasis a una igualdad de papeles eclesiásticos entre ambos sexos. «Los significados metafóricos de las sentencias en que se usan el masculino o el femenino de [los] términos [son] completamente distintos», Pedro José Chamizo Domínguez, Metáfora y conocimiento, Universidad de Málaga, 1998.

4Filioque: combinación de palabras latinas que significa ‘y del Hijo’, añadida al credo de Nicea de 325 d.C. por el visigodo III Concilio de Toledo en 589 d.C.: CREDO IN SPIRITUM SANCTUM QUI EX PATRE {FILIOQUE} PROCEDIT: «Creo en el Espíritu Santo que del Padre {y del Hijo} procede»; la Iglesia Ortodoxa no aceptó la inclusión, llevando a la ruptura final del 1054 d.C. entre las Iglesias orientales y occidentales.

5Supongo que ΜΟΝΟΓΕΝΗΣ (‘únicamente nacido’) en Jn 1:14 signifique lo singular del nacimiento por medio de una virgen y no a Cristo como hijo único; véanse Jn 1:12-13/20:17.